Según varios reportes, el tiroteo comenzó alrededor de las 23.20 del miércoles, hora local, en un bar al noroeste de Los Ángeles. Algunas de las personas que estaban dentro del lugar usaron sillas para romper las ventanas y escapar, mientras que otros se refugiaron en los baños.

El Sheriff del condado de Ventura, Geoff Dean afirmó que en el lugar de los hechos había una escena horrible con sangre en todas partes, también alegó que no tienen idea de que exista algún vínculo terrorista con el hecho, que las investigaciones están en curso y a través de ellas se podrá determinar exactamente quién era el sospechoso y los motivos que lo llevaron a producir el evento terrible, agregó.

Un hombre armado con una pistola negra, según relató un testigo a Los Ángeles Times, irrumpió en el Borderline Bar & Grill, un local de estilo country, y abrió fuego contra los clientes del local.

El autor del tiroteo, del que se desconoce la identidad, también murió en el interior del bar, pero la policía no ha indicado si había sido abatido por la policía o si se había suicidado. Sin embargo, antes de morir disparó indiscriminadamente 30 veces.

El policía que murió en el hecho formaba parte de la primera patrulla que acudió al lugar e “intentó neutralizar la amenaza”, en palabras del responsable de la policía del condado de Ventura, Garo Kuredjian.

Fuente: Biblia Todo